El Gobierno analiza una política de fiscalidad saludable que desincentive el consumo de alimentos procesados y del tabaco, luego de desmentir una subida en el IVA del tabaco, ya que el tipo es del 21% y no puede elevarse.

Por su parte, el ministro de Sanidad señaló que se prevé elevar el tipo del IVA de los alimentos procesados al 21%. Actualmente es del 10%.

Dentro del Plan contra la obesidad infantil que va a desarrollar el Gobierno, no descartan introducir un impuesto a las bebidas azucaradas y limitar mediante una ley la publicidad sobre alimentos y bebidas poco saludables dirigidas a menores de edad.