Los ministros de Finanzas de la UE aprobaron la lista negra de los paraísos fiscales. Se añadieron a la lista Panamá, Islas Caimán, Palau e Islas Seychelles, por lo que ya son 12 los países afectados por el bloque comunitario.

La lista se creó en diciembre de 2017, luego del escándalo de los “Papeles de Panamá” e incluye a Samoa Americana, Fiyi, Guam, Omán, Samoa, Trinidad y Tobago, Islas Vírgenes de los Estados Unidos y Vanuatu.

Hace dos años, España intentó convencer a los Estados miembros para excluir a Panamá defendiendo sus argumentos sobre los esfuerzos para mejorar la transparencia y cooperar con autoridades extranjeras pero tras permanecer este tiempo en la zona ‘gris’ vuelve a estar incluido por sus esfuerzos insuficientes para terminar con el secretismo con el que protege a las grandes fortunas y empresas.

La importancia de ésta lista radica en la posibilidad de los Estados miembros de utilizarla para aprobar sanciones nacionales.

Al contrario del camino seguido por Panamá, otros 16 países y territorios han sido eliminados de la lista negra por haber aplicado las reformas a las que se comprometieron antes del plazo acordado. Estos son Antigua y Barbuda, Armenia, las Bahamas, Barbados, Belice, las Bermudas, Cabo Verde, Curazao, las Islas Cook, las Islas Marshall, las Islas Vírgenes Británicas, Montenegro, Nauru, Niue, San Cristóbal y Nieves y Vietnam.